Tato, el famoso restaurante de Barranca, nos cuenta el secreto de su éxito en la nueva publicidad de Inkafarma. El spot nos revela que no se trata solamente de una historia de éxito sino también de amor.

La protagonista de la publicidad es en realidad la esposa de Tato, el dueño del restaurante. Ella no solo tiene que preocuparse del local sino también de la salud de Tato porque está siguiendo un tratamiento médico un poco complicado.

El insight de este spot publicitario se basa en rescatar la figura femenina detrás de la fama y el éxito del esposo. Un éxito que, además, no hubiera sido posible sin ella.

La publicidad de Inkafarma, en su formato clásico de testimonial, busca rescatar historias que se repiten a lo largo de su target. En este caso, refuerza la idea que detrás todo gran hombre hay una mujer luchadora.

De esta forma, Inkafarma se mantiene en diálogo con sus consumidores. Escuchándolos, entendiéndolos y dándoles reconocimiento al esfuerzo de sus vidas.

Esta estrategia de publicidad nos ha permitido llevar a Inkafarma al tope de las marcas más queridas del país y al mismo tiempo seguir siendo el líder absoluto del mercado con más del 33% de participación.

La gran pregunta es la siguiente; ¿Cómo es posible que una marca de precio sea al mismo tiempo aspiracional?

Esperamos sus respuestas

comentarios